Boletín de información empresarial

Te enviamos, periódicamente,  por correo electrónico noticias de interés



Instrumentos financieros

Nostrum

El Plan General de Contabilidad define un instrumento financiero como el contrato que da lugar a un activo financiero en una empresa y, simultáneamente, a un pasivo financiero o a un instrumento de patrimonio en otra empresa. Su desarrollo se realiza en la norma de valoración 9.
En el PGC de PYMES se establecen los criterios de contabilización en las normas 8, 9, 10 y 11
La norma 9 resulta de aplicación a los instrumentos financieros siguientes

a) Activos financieros: 

Efectivo y otros activos líquidos equivalentes,
Créditos por operaciones comerciales: clientes y deudores varios;
Créditos a terceros
Valores representativos de deuda de otras empresas adquiridos: tales como las obligaciones, bonos y pagarés;
Instrumentos de patrimonio de otras empresas adquiridos: acciones, participaciones en instituciones de inversión colectiva y otros instrumentos de patrimonio;
Derivados con valoración favorable para la empresa: entre ellos, futuros, opciones, permutas financieras y compraventa de moneda extranjera a plazo, y
Otros activos financieros: tales como depósitos en entidades de crédito, anticipos y créditos al personal, fianzas y depósitos constituidos, dividendos a cobrar y desembolsos exigidos sobre instrumentos de patrimonio propio.

b) Pasivos financieros:

Débitos por operaciones comerciales: proveedores y acreedores varios;
Deudas con entidades de crédito;
Obligaciones y otros valores negociables emitidos: tales como bonos y pagarés;
Derivados con valoración desfavorable para la empresa: entre ellos, futuros, opciones, permutas financieras y compraventa de moneda extranjera a plazo;
Deudas con características especiales, y
Otros pasivos financieros: deudas con terceros, tales como los préstamos y créditos financieros recibidos de personas o empresas que no sean entidades de crédito incluidos los surgidos en la compra de activos no corrientes, fianzas y depósitos recibidos y desembolsos exigidos por terceros sobre participaciones.

c) Instrumentos de patrimonio propio:

Todos los instrumentos financieros que se incluyen dentro de los fondos propios, tal como las acciones ordinarias emitidas.

Derivado financiero es un instrumento que cumple las siguientes características:

1.Su valor cambia en respuesta a los cambios en variables tales como los tipos de interés, los precios de instrumentos financieros y materias primas cotizadas, los tipos de cambio, las calificaciones crediticias y los índices sobre ellos y que en el caso de no ser variables financieras no han de ser específicas para una de las partes del contrato.
2.No requiere una inversión inicial o bien requiere una inversión inferior a la que requieren otro tipo de contratos en los que se podría esperar una respuesta similar ante cambios en las condiciones de mercado.
3. Se liquida en una fecha futura.

Sumario

1. Reconocimiento
2. Activos financieros
3. Pasivos financieros
4. Instrumentos de patrimonio propio
5. Casos particulares
6. Coberturas contables


1. Reconocimiento

El reconocimiento de un instrumento financiero ha de realizarse cuando se convierta en una parte obligada de un contrato o negocio jurídico conforme a las disposiciones del mismo.


2. Activos financieros

Un activo financiero es cualquier activo que sea: dinero en efectivo, un instrumento de patrimonio de otra empresa, o suponga un derecho contractual a recibir efectivo u otro activo financiero, o a intercambiar activos o pasivos financieros con terceros en condiciones potencialmente favorables.

También se clasificará como un activo financiero, todo contrato que pueda ser o será, liquidado con los instrumentos de patrimonio propio de la empresa, siempre que:

a) Si no es un derivado, obligue o pueda obligar, a recibir una cantidad variable de sus instrumentos de patrimonio propio.
b) Si es un derivado, pueda ser o será, liquidado mediante una forma distinta al intercambio de una cantidad fija de efectivo o de otro activo financiero por una cantidad fija de instrumentos de patrimonio propio de la empresa; a estos efectos no se incluirán entre los instrumentos de patrimonio propio, aquellos que sean, en sí mismos, contratos para la futura recepción o entrega de instrumentos de patrimonio propio de la empresa

Los activos financieros, a efectos de su valoración, se clasificarán en alguna de las siguientes categorías y su reclasificación, reconocimiento de intereses y dividendos y baja de los mismos se recogen en los siguientes apartados

2.1. Préstamos y partidas a cobrar
2.2. Inversiones mantenidas hasta el vencimiento
2.3. Activos financieros mantenidos para negociar
2.4. Otros activos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias
2.5. Inversiones en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo y asociadas.
2.6. Activos financieros disponibles para la venta
2.7. Reclasificación de activos financieros
2.8. Intereses y dividendos recibidos de activos financieros
2.9. Baja de activos financieros


2.1. Préstamos y partidas a cobrar

En esta categoría se clasificarán, salvo que sea aplicable lo dispuesto para los activos mantenidos para negociar y otros activos financieros con valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias, los:
a) Créditos por operaciones comerciales: son aquellos activos financieros que se originan en la venta de bienes y la prestación de servicios por operaciones de tráfico de la empresa, y
b) Créditos por operaciones no comerciales: son aquellos activos financieros que, no siendo instrumentos de patrimonio ni derivados, no tienen origen comercial, cuyos cobros son de cuantía determinada o determinable y que no se negocian en un mercado activo. No se incluirán aquellos activos financieros para los cuales el tenedor pueda no recuperar sustancialmente toda la inversión inicial, por circunstancias diferentes al deterioro crediticio.
La valoración de estos elementos ha de realizarse de la manera siguiente

2.1.1. Valoración inicial
2.1.2. Valoración posterior
2.1.3. Deterioro del valor


2.1.1. Valoración inicial

Estos activos han de valorarse inicialmente por su valor razonable que será normalmente el precio de la transacción.
No obstante los créditos por operaciones comerciales con vencimiento no superior a un año y que no tengan interés contractual, así como los anticipos y créditos al personal, los dividendos a cobrar y los desembolsos exigidos sobre instrumentos de patrimonio se podrán valorar a su valor nominal, siempre que no actualizar los flujos de efectivo no sea significativo.


2.1.2. Valoración posterior

Los activos financieros incluidos en esta categoría se valorarán por su coste amortizado. Los intereses devengados se contabilizarán en la cuenta de pérdidas y ganancias, aplicando el método del tipo de interés efectivo.
No obstante lo anterior, los créditos con vencimiento no superior a un año que se valoren inicialmente por su valor nominal, continuarán valorándose por dicho importe, salvo que se hubieran deteriorado.


2.1.3. Deterioro del valor

Al menos al cierre del ejercicio deberán efectuarse las correcciones valorativas necesarias siempre que exista evidencia objetiva de que el valor de un crédito se ha deteriorado.
La pérdida por deterioro del valor de estos activos financieros será la diferencia entre su valor en libros y el valor actual de los flujos de efectivo futuros que se estima van a generar, descontados al tipo de interés efectivo calculado en el momento de su reconocimiento inicial.
Las correcciones valorativas por deterioro, así como su reversión cuando el importe de dicha pérdida disminuyese por causas relacionadas con un evento posterior, se reconocerán como un gasto o un ingreso, respectivamente, en la cuenta de pérdidas y ganancias.


2.2. Inversiones mantenidas hasta el vencimiento

Se pueden incluir en esta categoría los valores representativos de deuda, con una fecha de vencimiento fijada, cobros de cuantía determinada o determinable, que se negocien en un mercado activo y que la empresa tenga la intención efectiva y la capacidad de conservarlos hasta su vencimiento.
La valoración de estos elementos ha de realizarse de la manera siguiente

2.2.1. Valoración inicial
2.2.2. Valoración posterior
2.2.3. Deterioro del valor


2.2.1. Valoración inicial

Se valoraran inicialmente por su valor razonable, que será el precio de la transacción.


2.2.2. Valoración posterior

Las inversiones mantenidas hasta el vencimiento se valorarán por su coste amortizado. Los intereses devengados se contabilizarán en la cuenta de pérdidas y ganancias, aplicando el método del tipo de interés efectivo.


2.2.3. Deterioro del valor

Al menos al cierre del ejercicio, deberán efectuarse las correcciones valorativas aplicando los criterios señalados para los Préstamos y partidas a cobrar.
No obstante puede utilizarse el valor de mercado del instrumento siempre que éste sea lo suficientemente fiable como para considerarlo representativo del valor que pudiera recuperar la empresa.


2.3. Activos financieros mantenidos para negociar

Un activo financiero se posee para negociar cuando:
a) Se origine o adquiera con el propósito de venderlo en el corto plazo (por ejemplo, valores representativos de deuda, cualquiera que sea su plazo de vencimiento, o instrumentos de patrimonio, cotizados, que se adquieren para venderlos en el corto plazo).
b) Forme parte de una cartera de instrumentos financieros identificados y gestionados conjuntamente de la que existan evidencias de actuaciones recientes para obtener ganancias en el corto plazo, o
c) Sea un instrumento financiero derivado, siempre que no sea un contrato de garantía financiera ni haya sido designado como instrumento de cobertura.
La valoración de estos elementos ha de realizarse de la manera siguiente


2.3.1. Valoración inicial
2.3.2. Valoración posterior


2.3.1. Valoración inicial

Se valoraran inicialmente por su valor razonable, que será el precio de la transacción.
Tratándose de instrumentos de patrimonio formará parte de la valoración inicial el importe de los derechos preferentes de suscripción y similares que, en su caso, se hubiesen adquirido.


2.3.2. Valoración posterior

Los activos financieros mantenidos para negociar se valorarán por su valor razonable, sin deducir los costes de transacción en que se pudiera incurrir en su enajenación. Los cambios que se produzcan en el valor razonable se imputarán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio.


2.4. Otros activos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias

En esta categoría se incluyen los instrumentos financieros híbridos que son aquellos que combinan un contrato principal no derivado y un derivado financiero, denominado derivado implícito, que no puede ser transferido de manera independiente y cuyo efecto es que algunos de los flujos de efectivo del instrumento híbrido varían de forma similar a los flujos de efectivo del derivado considerado de forma independiente (por ejemplo, bonos referenciados al precio de unas acciones o a la evolución de un índice bursátil).
En la valoración inicial y posterior de los activos financieros incluidos en esta categoría se aplicaran los criterios señalados para los activos financieros mantenidos para negociar.


2.5. Inversiones en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo y asociadas.

Las inversiones en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo y asociadas se tienen que valorar aplicando los criterios de este apartado, no pudiendo ser incluidas en otras categorías a efectos de su valoración.
La valoración de estos elementos ha de realizarse de la manera siguiente

2.5.1. Valoración inicial
2.5.2. Valoración posterior
2.5.3. Deterioro del valor


2.5.1. Valoración inicial

Se valorarán inicialmente al coste, que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación entregada más los costes de transacción que les sean directamente atribuibles.
Si existiese una inversión anterior a su calificación como empresa del grupo, multigrupo o asociada, se considerará como coste de dicha inversión el valor contable que debiera tener la misma inmediatamente antes de que la empresa pase a tener esa calificación.
Formará parte de la valoración inicial el importe de los derechos preferentes de suscripción y similares que, en su caso, se hubiesen adquirido.


2.5.2. Valoración posterior

Las inversiones en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo y asociadas se valorarán por su coste, menos, en su caso, el importe acumulado de las correcciones valorativas por deterioro.
En el caso de venta de derechos preferentes de suscripción y similares el importe del coste disminuirá el valor contable de los activos.


2.5.3. Deterioro del valor

Al menos al cierre del ejercicio, deberán efectuarse las correcciones valorativas necesarias siempre que exista evidencia objetiva de que el valor en libros de una inversión no será recuperable.
El importe de la corrección valorativa será la diferencia entre su valor en libros y el importe recuperable


2.6. Activos financieros disponibles para la venta

En esta categoría se incluirán los valores representativos de deuda e instrumentos de patrimonio de otras empresas que no se hayan clasificado en ninguna de las categorías anteriores.
La valoración de estos elementos ha de realizarse de la manera siguiente

2.6.1. Valoración inicial
2.6.2. Valoración posterior
2.6.3. Deterioro del valor


2.6.1. Valoración inicial

Los activos financieros disponibles para la venta se valorarán inicialmente por su valor razonable.
Formará parte de la valoración inicial el importe de los derechos preferentes de suscripción y similares que, en su caso, se hubiesen adquirido.


2.6.2. Valoración posterior

Los activos financieros disponibles para la venta se valorarán por su valor razonable, sin deducir los costes de transacción en que se pudiera incurrir en su enajenación. Los cambios que se produzcan en el valor razonable se registrarán directamente en el patrimonio neto, hasta que el activo financiero cause baja del balance o se deteriore, momento en que el importe así reconocido, se imputará a la cuenta de pérdidas y ganancias.
En el caso de venta de derechos preferentes de suscripción y similares el importe de los derechos disminuirá el valor contable de los respectivos activos.


2.6.3. Deterioro del valor

Al menos al cierre del ejercicio, deberán efectuarse las correcciones valorativas necesarias siempre que exista evidencia objetiva de que el valor de un activo financiero disponible para la venta, se ha deteriorado como resultado de uno o más sucesos y que ocasionen:
a) En el caso de los instrumentos de deuda adquiridos, una reducción o retraso en los flujos de efectivo estimados futuros, que pueden venir motivados por la insolvencia del deudor; o
b) En el caso de inversiones en instrumentos de patrimonio, la falta de posibilidad de recuperar el valor en libros del activo, evidenciada, por ejemplo, por un descenso prolongado o significativo en su valor razonable. En todo caso, se presumirá que el instrumento se ha deteriorado ante una caída de un año y medio y de un cuarenta por ciento en su cotización, sin que se haya producido la recuperación de su valor, sin perjuicio de que pudiera ser necesario reconocer una pérdida por deterioro antes de que haya transcurrido dicho plazo o descendido la cotización en el mencionado porcentaje.


2.7. Reclasificación de activos financieros

La clasificación inicial que las empresas hagan de sus activos financieros en las categorías antes definidas condiciona su contabilización y su valoración. Para evitar que se puedan hacer cambios con la intención de modificar el valor del patrimonio neto y de la cuenta de pérdidas y ganancias, el PGC establece una serie de prohibiciones para reclasificar determinadas partidas de los activos financieros.
No se permite reclasificar ningún activo mantenido en las categorías de "mantenidos para negociar" o "valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias" a otras categorías, ni de éstas a aquéllas, salvo cuando proceda calificar el activo como inversión en empresas del grupo, multigrupo o asociadas.
La prohibición anterior implica la obligación de deshacerse de la inversión mantenida para negociar en el plazo de un año y por otro la imposibilidad de valorar a precios de mercado activos que no figurasen inicialmente en las carteras mencionadas, aunque se pretenda venderlos en el corto plazo.
Los activos que formen parte del resto de carteras, excluidos los de grupo de préstamos y partidas a cobrar, tienen libertad de movimientos, pudiendo pasar de unas categorías a otras.
Las inversiones "mantenidas hasta el vencimiento" si se reclasifican de ésta categoría debido a modificaciones en la intención o en la capacidad de la empresa, la venta o reclasificación afecta a todos los activos que formasen parte de la categoría que han de pasar a "disponibles para la venta" y ser valorados a valor razonable, y no se podrá clasificar ningún activo financiero en la categoría de "inversiones mantenidas hasta el vencimiento" durante dos ejercicios consecutivos.


2.8. Intereses y dividendos recibidos de activos financieros

Los intereses y dividendos de activos financieros devengados con posterioridad al momento de la adquisición se reconocerán como ingresos en la cuenta de pérdidas y ganancias. Los intereses deben reconocerse utilizando el método del tipo de interés efectivo y los dividendos cuando se declare el derecho del socio a recibirlo.


2.9. Baja de activos financieros

La empresa dará de baja un activo financiero, o parte del mismo, cuando expiren o se hayan cedido los derechos contractuales sobre los flujos de efectivo del activo financiero, siendo necesario que se hayan transferido de manera sustancial los riesgos y beneficios inherentes a su propiedad, en circunstancias que se evaluarán comparando la exposición de la empresa, antes y después de la cesión, a la variación en los importes y en el calendario de los flujos de efectivo netos del activo transferido. Se entenderá que se han cedido de manera sustancial los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo financiero cuando su exposición a tal variación deje de ser significativa en relación con la variación total del valor actual de los flujos de efectivo futuros netos asociados con el activo financiero (tal como las ventas en firme de activos, las cesiones de créditos comerciales en operaciones de "factoring" en las que la empresa no retenga ningún riesgo de crédito ni de interés, las ventas de activos financieros con pacto de recompra por su valor razonable y las titulizaciones de activos financieros en las que la empresa cedente no retenga financiaciones subordinadas ni conceda ningún tipo de garantía o asuma algún otro tipo de riesgo).


3. Pasivos financieros

Los instrumentos financieros se clasificarán como pasivos financieros siempre que de acuerdo con su realidad económica supongan para la empresa una obligación contractual, directa o indirecta, de entregar efectivo u otro activo financiero, o de intercambiar activos o pasivos financieros con terceros en condiciones potencialmente desfavorables.
También se clasificará como un pasivo financiero, todo contrato que pueda ser o será, liquidado con los instrumentos de patrimonio propio de la empresa, siempre que:
a) Si no es un derivado, obligue o pueda obligar, a entregar una cantidad variable de sus instrumentos de patrimonio propio.
b) Si es un derivado, pueda ser o será, liquidado mediante una forma distinta al intercambio de una cantidad fija de efectivo o de otro activo financiero por una cantidad fija de los instrumentos de patrimonio propio de la empresa; a estos efectos no se incluirán entre los instrumentos de patrimonio propio, aquellos que sean, en sí mismos, contratos para la futura recepción o entrega de instrumentos de patrimonio propio de la empresa.
Los pasivos financieros, a efectos de su valoración, se clasificarán en alguna de las siguientes categorías y su reclasificación y baja de los mismos se recogen en los siguientes apartados:

3.1. Débitos y partidas a pagar
3.2. Pasivos financieros mantenidos para negociar
3.3. Otros pasivos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias.
3.4. Reclasificación de pasivos financieros
3.5. Baja de pasivos financieros


3.1. Débitos y partidas a pagar

En esta categoría se clasificarán, salvo que sean considerados pasivos financieros mantenidos para negociar, o a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias, los:
a) Débitos por operaciones comerciales: son aquellos pasivos financieros que se originan en la compra de bienes y servicios por operaciones de tráfico de la empresa, y
b) Débitos por operaciones no comerciales: son aquellos pasivos financieros que, no siendo instrumentos derivados, no tienen origen comercial.
La valoración de estos elementos ha de realizarse de la manera siguiente

3.1.1. Valoración inicial
3.1.2. Valoración posterior


3.1.1. Valoración inicial

Se valorarán por su valor razonable que será el precio de la transacción.
Los débitos por operaciones comerciales con vencimiento no superior a un año y que no tengan intereses contractual y los desembolsos exigidos por terceros sobre participaciones se podrán valorar por su valor nominal.


3.1.2. Valoración posterior

Los pasivos financieros incluidos en esta categoría se valorarán por su coste amortizado. Los intereses devengados se contabilizarán en la cuenta de pérdidas y ganancias, aplicando el método del tipo de interés efectivo.
Los débitos con vencimiento no superior a un año que, de acuerdo con lo dispuesto en el apartado anterior, se valoren inicialmente por su valor nominal, continuarán valorándose por dicho importe.


3.2. Pasivos financieros mantenidos para negociar

Se considera que un pasivo financiero se posee para negociar cuando:
a) Se emita principalmente con el propósito de readquirirlo en el corto plazo (por ejemplo, obligaciones y otros valores negociables emitidos cotizados que la empresa pueda comprar en el corto plazo en función de los cambios de valor).
b) Forme parte de una cartera de instrumentos financieros identificados y gestionados conjuntamente de la que existan evidencias de actuaciones recientes para obtener ganancias en el corto plazo, o
c) Sea un instrumento financiero derivado, siempre que no sea un contrato de garantía financiera ni haya sido designado como instrumento de cobertura.
En la valoración de los pasivos financieros incluidos en esta categoría se aplicarán los mismos criterios que para los activos financieros mantenidos para negociar.


3.3. Otros pasivos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias.

En esta categoría se incluyen los pasivos financieros híbridos que son aquellos que combinan un contrato principal no derivado y un derivado financiero, denominado derivado implícito, que no puede ser transferido de manera independiente y cuyo efecto es que algunos de los flujos de efectivo del instrumento híbrido varían de forma similar a los flujos de efectivo del derivado considerado de forma independiente (por ejemplo, bonos referenciados al precio de unas acciones o a la evolución de un índice bursátil).
En la valoración de los pasivos financieros incluidos en esta categoría se aplicarán los mismos criterios que para los activos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias.


3.4. Reclasificación de pasivos financieros

No se podrá reclasificar ningún pasivo financiero incluido inicialmente en la categoría de mantenidos para negociar o a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias a otras categorías, ni de éstas a aquéllas.


3.5. Baja de pasivos financieros

La empresa dará de baja un pasivo financiero cuando la obligación se haya extinguido. También dará de baja los pasivos financieros propios que adquiera, aunque sea con la intención de recolocarlos en el futuro.
Si se produce un intercambio de instrumentos de deuda entre prestatario y prestamista y estos tienen condiciones sustancialmente diferentes, se ha de registrar la baja del pasivo financiero original y la alta del nuevo.
Las diferencias entre los valores en libros de los pasivos financieros dados de baja y las contraprestaciones pagadas se llevarán a la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio en que tenga lugar.


4. Instrumentos de patrimonio propio

Un instrumento de patrimonio propio es cualquier negocio jurídico que evidencia, o refleja, una participación residual en los activos de la empresa que los emite una vez deducidos todos sus pasivos.
En el caso de que la empresa realice cualquier tipo de transacción con sus propios instrumentos de patrimonio, el importe de estos instrumentos se registrará en el patrimonio neto, como una variación de los fondos propios, y en ningún caso podrán ser reconocidos como activos financieros de la empresa ni se registrará resultado alguno en la cuenta de pérdidas y ganancias.
Los gastos derivados de estas transacciones, incluidos los gastos de emisión de estos instrumentos, se registrarán directamente contra el patrimonio neto como menores reservas.
Los gastos derivados de una transacción de patrimonio propio, de la que se haya desistido o se haya abandonado, se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias.


5. Casos particulares

Los instrumentos financieros que poseen normativas particulares son los siguientes:

5.1. Instrumentos financieros híbridos
5.2. Instrumentos financieros compuestos
5.3. Derivados que tengan como subyacente inversiones en instrumentos de patrimonio no cotizados cuyo valor razonable no pueda ser determinado con fiabilidad
5.4. Contratos que se mantengan con el propósito de recibir o entregar un activo no financiero
5.5. Contratos de garantía financiera
5.6. Fianzas entregadas y recibidas


5.1. Instrumentos financieros híbridos.

Los instrumentos financieros híbridos son aquellos que combinan un contrato principal no derivado y un derivado financiero, denominado derivado implícito, que no puede ser transferido de manera independiente y cuyo efecto es que algunos de los flujos de efectivo del instrumento híbrido varían de forma similar a los flujos de efectivo del derivado considerado de forma independiente (por ejemplo, bonos referenciados al precio de unas acciones o a la evolución de un índice bursátil).
Estos instrumentos dan lugar al reconocimiento por separado por parte de la empresa de un contrato principal y un derivado implícito.


5.2. Instrumentos financieros compuestos.

Un instrumento financiero compuesto es un instrumento financiero no derivado que incluye componentes de pasivo y de patrimonio simultáneamente.
La empresa distribuirá el valor en libros inicial de acuerdo con los siguientes criterios que, salvo error, no será objeto de revisión posteriormente:
a) Asignará al componente de pasivo el valor razonable de un pasivo similar que no lleve asociado el componente de patrimonio.
b) Asignará al componente de patrimonio la diferencia entre el importe inicial y el valor asignado al componente de pasivo.
c) En la misma proporción distribuirá los costes de transacción.


5.3. Derivados que tengan como subyacente inversiones en instrumentos de patrimonio no cotizados cuyo valor razonable no pueda ser determinado con fiabilidad.

Los derivados que estén vinculados y se liquiden mediante la entrega de instrumentos de patrimonio no cotizados cuyo valor razonable no puede ser determinado con fiabilidad, se valorarán por su coste menos, en su caso, el importe acumulado de las correcciones valorativas por deterioro.


5.4. Contratos que se mantengan con el propósito de recibir o entregar un activo no financiero.

Los contratos que se mantengan con el propósito de recibir o entregar un activo no financiero de acuerdo con las necesidades de compra, venta o utilización de dichos activos por parte de la empresa, se tratarán como anticipos a cuenta o compromisos, de compras o ventas, según proceda.


5.5. Contratos de garantía financiera.

Un contrato de garantía financiera es aquél que exige que el emisor efectúe pagos específicos para reembolsar al tenedor por la pérdida en la que incurre cuando un deudor específico incumpla su obligación de pago de acuerdo con las condiciones, originales o modificadas, de un instrumento de deuda, tal como una fianza o un aval.
Se han de valorar por su valor razonable.
Con posterioridad al reconocimiento inicial se valorarán por el mayor de los importes siguientes:
a) El que resulte de acuerdo a lo previsto para las provisiones y contingencias
b) El inicialmente reconocido menos, cuando proceda, la parte del mismo imputada a la cuenta de pérdidas y ganancias porque corresponda a ingresos devengados.


5.6. Fianzas entregadas y recibidas

En las fianzas entregadas o recibidas por arrendamientos operativos o por prestación de servicios, la diferencia entre su valor razonable y el importe desembolsado (debida, por ejemplo, a que la fianza es a largo plazo y no está remunerada) se considerará como un pago o cobro anticipado por el arrendamiento o prestación del servicio, que se imputará a la cuenta de pérdidas y ganancias durante el periodo del arrendamiento.


6. Coberturas contables

Son las operaciones en las que uno o varios instrumentos financieros, denominados de cobertura, se designan para cubrir un riesgo específicamente identificado que puede tener impacto en la cuenta de perdidas y ganancias, como consecuencia de variaciones en el valor razonable o en los flujos de efectivo de una o varias partidas cubiertas.
Se distinguen tres tipos de coberturas:
a) Cobertura de valor razonable que cubre la exposición a los cambios en el valor razonable de una partida cubierta. En este caso tanto los cambios de valor del instrumento de cobertura como de la partida cubierta se reconocerán en la cuenta de perdidas y ganancias.
b) Cobertura de flujos de efectivo, que cubre la exposición a la variación de los flujos de efectivo asociado a activos o pasivos reconocidos o transacciones previstas altamente probables, siempre que pueda afectar a la cuenta de perdidas y ganancias. En este tipo de coberturas los cambios en el valor del instrumento de cobertura se reconocerán inicialmente en el patrimonio neto y se llevarán a resultados en el ejercicio en que la operación cubierta prevista afecte al resultado.
c) Cobertura de la inversión neta en negocios en el extranjero, que cubre el riesgo de tipo de cambio de las inversiones en sociedades dependientes, asociadas o negocios conjuntos y sucursales cuyas actividades se realicen en una moneda funcional diferente a la de la empresa. Los cambios en el valor se recogerán inicialmente en cuentas de patrimonio neto, llevándose a resultados en el ejercicio en que se produzca la venta de la inversión neta en el negocio en el extranjero.

Saber más


Diseño web Hacce Soluciones TIC